Wednesday, August 20, 2008

La Noche Avanza (1952)

Orgullo Herido, Pasión a Fuego Lento: Roberto Gavaldón
La Noche Avanza (Night Falls)
México 1952, 85 min.
En Corto: "Cuando un jugador de pelota vasca es chantajeado para que pierda un importante partido, se convierte en blanco de la mafia".

Finalmente tenemos en este ciclo, el primer drama urbano noir, género que caracterizó parte de la extensa filmografía de Roberto Gavaldón. En esta ocasión el cineasta se adentra al mundo del frontón, las apuestas y las noches de cabaret al comienzo de los años 50. Basada en una historia original del escritor Luis Spota, y adaptada al cine por José Revueltas, Jesús Cárdenas y el mismo Gavaldón,
La Noche Avanza es una ágil cinta llena de los elementos que predominaban en el cine de esa época: las traiciones y la lucha por el ascenso social/económico. Casi irreconocible, Pedro Armendáriz, ídolo de multitudes en México y sin bigote, interpreta a Marcos, un exitoso jugador de frontón que lo mismo es soberbio y mujeriego. Como toda celebridad, Marcos tiene su corazón (eso creemos) puesto en tres mujeres: una madura adinerada, la cantante exótica de cabaret y una menor de edad.

Pedro Armendáriz (centro) es Marcos en La Noche Avanza
Crédito: FICCO/Film Society of Lincoln Center

Al enterarse que esta última (Rebeca) se encuentra embarazada y de su negativa para abortar (¡tema fuerte para ese tiempo!), Marcos sabe que no se casará con ella. El hermano de Rebeca, que trabaja en el Frontón México, chantajea a Marcos para que pierda un partido y así no tenga ninguna responsabilidad con su hermana y de paso quiere saldar unas deudas con uno de los mafiosos del lugar. Al aceptar Marcos, sabe que su prestigio está en peligro, pero al saber que se irá a Cuba con la mujer madura y adinerada, poco le importa. Al cambiar de planes, Marcos se enfrenta a una escalonada de traiciones y mentiras, de la que nadie se escapa, ni el más arrogante. En términos generales La Noche Avanza es una buena película que tiene muchas cosas a su favor, pero aún no entendemos que tenía Armendáriz para que le hayan encomendado este papel. Galán no parece y como actor, creo que deja mucho que desear. Sobre la fotografía, blanco y negro, Gavaldón trabajó con el cinematógrafo Jack Draper, de origen estadounidense y con una amplia experiencia en ambos países, que logró captar la magia de esa época, una de las varias garantías que tiene este filme.


Labels: , , ,