Thursday, February 17, 2011

Entrevista: Jorge Michel Grau, Somos lo que Hay

Después de un recorrido por el circuito internacional de cine, Somos lo que Hay (IFC Films), ópera prima de Jorge Michel Grau se estrena en Estados Unidos. La cinta de caníbales mexicanos que luchan por la sobrevivencia, después que su padre y proovedor del alimento ha fallecido,  sigue ganando adeptos y no por nada formó parte de nuestro Top 5 2010 del cine mexicano. Mientras Michel Grau estuvo en Nueva York presentando la cinta durante el New York Film Festival hace unos meses, pudimos hablar con él sobre su ópera prima, el cine de los años 70 y que piensa del público de nuestra caótica ciudad en la siguiente entrevista...

Christian Del Moral: Desde las primeras imágenes de Somos los que Hay, me recordó ese cine mexicano de los años 70... 

Jorge Michel Grau: Sí claro, por supuesto...

CD: ¿Esa fue tu mayor influencia dentro de esta película?

JMG: Afortunadamente lo viste, hay muchas referencias en la película al cine de los 70, sin duda alguna. Mi padre tenía un videoclub, era su negocio cuando yo era niño y cuando entran las grandes cadenas de videoclubs, el negocio fracasó. Lo que hizo mi papá fue guardar todas las películas en mi sala y crecí viendo cine de los 70. Sin embargo, creo que ahora hacemos muy buen cine, pero el cine de los 70 en México es ícono para nosotros; es muy importante en el desarrollo del lenguaje y en el acercamiento a los personajes. Y Ripstein con El Castillo de la Pureza (1973) y Los Albañiles (1976) de Jorge Fons, son películas que me marcaron y que me hicieron cineasta digamos. Entonces evidentemente a la hora de filmar, las referencias salen casi en automático.

CD: Me pareció excelente, y me imagino que a mucha gente que no le ha gustado no tiene estas referencias o la noción de este cine, sobre las historias obscuras que incomodan y la desintegración familiar...

JMG: Diste en el clavo, es eso...


CD: En una entrevista dices que te sientes muy cómodo dentro de la violencia (como eje narrativa) y cuando estuve en la proyección pensé que mucha gente se saldría y no fue así. No fue tan violenta como muchos esperaban, ¿como lograste ese balance? 

JMG: Yo crecí en esa barrio y ahí vive toda mi familia actualmente, a eso me refería (en la entrevista)...

CD: ¿Dónde es eso?  

JMG: Es la CTM Culhuacán, al sur de la Ciudad de la Ciudad de México (Delegación Coyoacán). Y a eso me refería para decir que estaba cómodo, yo crecí ahí y la violencia era de todos los días, sobrevivir en la calle como uno podía. Cuando escribí el guión de la desintegración y esta pena y pulso que me gusta de la violencia me arriesgué sin ninguna pretensión digamos. No tenía la pretensión de que el público se quedará a verla, pero ni tampoco de correrlo, más bien no me preocupé por eso. Intenté plantear la historia bajo mis pocas herramientas como cineasta emergente y pues es mi primera película y exploración, así que no me limité y decidí que el cine que me gusta es ese de los 70, con esas referencias y eso era lo que haría porque me sentía seguro. Si a la gente le gustaba, la película iba a ser fantástico, y si no pues no habría funcionado.

CD: ¿Te ha sorprendido que ha tenido más resonancia en el extranjero, que dentro de la crítica en México?

JMG: De hecho el último país donde encontramos distribuidor fue en México... toda Europa la compró y había 17 países por estrenar, en Estados Unidos através de IFC Films y en México nadie se interesaba por la película hasta que hablamos con la gente de Canana, quienes la distribuirán...

CD: Había leído que algunos distribuidores decían no era apta para el público mexicano... 

JMG: ¡Exactamente! La gran mayoría de los distribuidores nos decían 'esta película no va a funcionar', 'esta película no le va a gustar a los mexicanos', con un desdén hacia el cine mexicano triste.


CD: ¿Cómo fue el trabajo con los actores? ¿Hubo ensayos, qué tal fue?

JMG: Lo que hicieron fue un ensayo de mesa, más bien una lectura de guión y analizamos a los personajes y donde querían que llegaran. Lo único que ensayamos fueron evidentemente las peleas y cuando (el personaje de) Paulina (Gaitán) les dice: "mi papá falleció". Eso fue lo único que ensayamos y todo lo demás fue análisis de mesa. También hicimos ejercicios de campo, por decirlo de alguna manera, nos fuimos a morgues, fuimos a ver autopsias, a rastros de animales para ver como mataban a las reces y como las cargaban y destazaban para que se familiarizan con los instrumentos. Al final les pedí a los actores, la última semana antes de filmar, que se aislaran del mundo, que desconectaran su celular, se encerraran en sus casas, que no hablaran por teléfono con absolutamente nadie más que conmigo. Este ejercicio de aislamiento terminó cuando comenzó la filmación.

CD: El canalismo es solo un pretexto para hablar de múltiples temas, el role de la mujer en la familia, la orientación sexual, la corrupción política y de menores, ¿de dónde surge esta idea de cine social con el toque de cine fantástico?

JMG: Yo creía al principio que la mejor manera de poner la metáfora de la película en la película era obviarla. La metáfora que quiero manejar o que intento, es que el único depredador del ser humano es el ser humano mismo. Y que mejor metáfora que fueran caníbales, osea que se comieran a la gente y también el canibalismo como metáfora me daba muchas posibilidades que era el abuso de la minoría. Por ejemplo siempre hay un constante abuso al menor, al indefenso, en este caso la familia ataca a los niños de la calle o las prostitutas, pero los mismos polícias se atacan entre ellos y un policía con más jerarquía, agrede a su compañero. Y con todo este ejercicio social de corrupción policíaca, de las prostitutas regalando una niña con tal de que asesinen a alguien, que eso sudece en la vida real en México, eso es canibalismo entonces por eso me fui por esa vena o carril y todo iba embonando bien como en orden y al final somos caníbales.

CD: Se estrenó en Guadalajara casi hace un año, y me preguntó si lees las críticas de tu película. ¿Cómo creador qué opinas? 

JMG: No sé de pronto hay críticas… en Guadalajara nos fue muy mal, las críticas locales hicieron pedazos a la película y no me molestaba pero como me desilusionaba un poco es que el crítico, el bloguero o el periodista no encontraban ningun valor en la película; entiendo perfectamente que no les gustó la combinación de géneros y lo acepto porque ese era el riesgo que estábamos corriendo pero personalmente creo que la foto era sensacional y nadie lo percibió... lo dejaron pasar, hasta hubo críticos que se burlaban de la película y hacían chistes como un escarnio, se me hizo una postura desmedida y pedantes de ellos, sin embargo, cuando la película regresa al Distrito Federal a Distrital la reacción del público y la crítica es completamente la opuesta…

CD: ¿O cuándo te invitaron a Cannes?

JMG: También sucede eso, regreso de Cannes y la gente la ve con otros ojos. Bueno al final, la película se ha ido labrando su propio camino y va a ancontrar su nice donde la gente la busque y le guste.

CD: Y ahora estás en Nueva York promocionado la película...

JMG: De hecho mi intención era terminar mi siguiente guión pero este tipo de festivales lo que me permite es la posibilidad de financiar mi próximo proyecto... este es mi último festival internacional para estar con la peli. Tengo guión casi terminado, muy cerca y veremos si podemos encontrar financiamiento en los dos próximos meses para comenzar a filmarlo en marzo.

CD: ¿Y sigues en esta misma línea? 

JMG: Sí es muy parecida, con un comentario social mucho más obvio y también tiene unos toques de violencia fuertes.

CD: ¿Y qué tal te fue anoche con el público neoyorquino?

JMG: Me encantó ver la sala, y además es mi primera vez en Nueva York así que me estoy comiendo todo y si alguien hubiera hecho la película me hubiera encantado porque todo es novedad, todo bueno. Hasta donde pude ver, la gente reaccionó muy bien y eso me tranquilizaba, bueno no es cualquier festival, digo es uno de los festivales más importantes del mundo con un público muy exigente que puede perfectamente puede botar la película. Pero ahí estaban y hubo una buena sesión de preguntas y respuestas.
Somos lo que Hay se estrena mañana en IFC Center (323 Sixth Avenue at West Third Street)

Labels: , , ,