Friday, May 6, 2011

Entrevista: Daniel Vega, Octubre

En menos de un año se han estrenado en Estados Unidos de manera comercial y limitada, varias películas peruanas (La Teta Asustada, Contracorriente, Altiplano), desplazando así al gigante de Brasil. Si bien varias de ellas son coproducciones, los críticos, el público, las distribuidores y los festivales, están poniendo atención al talento de esa nación. Ahora un dueto de cineastas jóvenes peruanos, Daniel y Diego Vega, llegan con la cuarta producción a estrenarse directamente de Lima. Se trata de su ópera prima Octubre (New Yorkers Films), la única cinta peruana que ha ganado algo en el Festival de Cannes. Para sorpresa de muchos, el premio no solo fue algo, sino el principal que se otorga en Una Cierta Mirada y desde entonces Octubre se ha mantenido en el circuito festivalero y en las salas de cine de varios países. Hoy se estrena en nuestra ciudad, en el Lincoln Plaza Cinemas y Angelika Film Center, después de su presentación en el New Directors/New Films. La cinta relata la histora de un solitario hombre, que presenta dinero en el barrio y quien recibe un pequeño regalo de una de las prostitutas que tanto frecuenta. Entre procesiones religiosas, dinero falso, una niña abandonada y una mujer que necesita disfrutar de su sexualidad, vemos en Octubre que la avaricia va de la mano con el amor, y el deseo del pecado.

Durante su estancia en Nueva York, hace unas semanas, nos encontramos con uno de los hermanos Vega, Daniel para ser exactos, quien nos hablo de lo que esperan, los procesos de rechazo, del trabajo actoral y que películas peruanas debemos ver pronto.

Christian Del Moral: ¿Qué expectativas tienen con el estreno de Octubre en Estados Unidos?

Daniel Vega: Si me hubieras preguntado eso, sin haber estado en Cannes, y me hubieran dicho que [Octubre] se estrenaría en Nueva York, hubiera dicho: ¡wow, increíble! Ahora es emocionante la verdad, porque estoy aquí, hemos estrenado en Francia, Alemania, en lugares y mercados de cine grandes. Y veo que la gente está interesada. ¿Expectativas? Ojalá que vaya la mayor cantidad de público posible, y que la gente la vea. Como toda película, habrá gente que le guste más, le guste menos, algunos no les gustará... Lo que me gusta de las reacciones de la película, es que la gente se vuelve fan, le llega tanto la película. Yo siento que es porque hablamos de la condición humana por encima del contexto en el que se esté, ese siempre fue nuestro foco. Hablamos de la fe, que existe en todas partes del mundo y de diferentes formas, del deseo, de la soledad, de la avaricia y esos son temas universales, creo que por ahí está la conexión con el público.



CD: ¿Crees que el gusto o la sorpresa por la película, sea mucho mayor, tomando en cuenta que fue rechazada en dos ocasiones [por la organización que otorga fondos para filmes en Perú] y el guión que cambió 10 veces? 

DV: No sé, si es sea así... Nos recharazon tres veces, y a la cuarta ganamos y nos dieron el fondo local. Antes de haber sido seleccionados en Cannes, nos rechazaron en tres o cuatro festivales ¡antes de estar en el más importante! Estábamos un poco deprimido, puede sonar un poco frívolo, pero necesitas que alguien te dé un reconomiento por tu trabajo para sentir que estás haciendo las cosas bien, tú solo no te das cuenta que vas por un buen camino. Es frívolo, pero lo necesitas para creer un poco en ti mismo.

CD: Y más porque en Perú como dijiste el guión lo rechazaron tres veces...

DV: Sí pero bueno, es normal al final uno entiende después de estos procesos de rechazo y éxitos, que al final todo depende de un grupo de personas que se sientan a discutir [tu proyecto] como jurado que lee el guión y  dice me gusta o no me gusta. Al final depende de los gustos de las personas y de los jurados que te toquen, todo es tan subjetivo... Quería retomar lo que me preguntaste, si nos gusta más por todo el tiempo que ha pasado... creo que el tiempo que pasó nos ayudó a encontrar la película que queríamos contar porque comenzó con una idea completamente distinta a como termino. Y en el camino, cuando nos dimos cuenta de lo que queríamos contar durante esos siete años, nos desviamos y después regresamos a lo que deseabamos contar. Es toda una búsqueda...

CD: ¿Cómo fue el proceso de trabajo con los actores? 

DV: Cuando ya estaban seleccionados, nos sentamos alreadedor con los tres actores principales y leíamos el guión, y mientras hacíamos eso, ellos mismo nos iban dando [sus impresiones] y cambiamos diálogos, eliminabamos cosas porque el actor al final se vuelve parte de la creación. El guión es como un esqueleto que se va mutando e incluso en la edición, es parte de la construcción de la historia que estás creando. Estas "mesas italianas" nos ayudaron para ir puliendo el guión y el tono de la película. Les dimos unas películas para que vieran, la energía que queríamos transmitieran en el set, ellos son del teatro y ahí tienden a proyectar mucha energía. Y si le pones esa energía en una cámara, dice que estás sobreactuando, y no es así, están proyectando mucha energía. Y por eso necesitabamos modularla, esa era una gran preocupación la actuación pero tratamos de crear una unidad incluso en los roles más mínimos. Luego también hicimos algunos ensayos en locación.

CD: Por otro lado regresan a Cannes... 

DV: Nuestro segundo proyecto ha sigo elegido para L'Atelier de Cinefondation, es un proyecto incipiente recién estamos en una segunda versión del guión, que está bastante armado. Esperamos no tardarnos siete años, con las expectativas para ver si la gente está interesada en nuestro trabajo. Se llama El Mudo y a rasgos generales puedo decir que se trata de un funcionario público honesto en un mundo de corrupción y al que le sucede una tragedia. Y piensa que alguien de su oficina lo quiere matar y emprende una búsqueda absurda para encontrar al culpable de sus desgracia, por ahí va la historia. 

CD: ¿Qué tan optimista estás sobre el cine peruano? 

DV: Siento que será muy común de hoy en adelante ver cintas peruanas en distintos festivales del mundo. Eso a raíz de los exitos que han tenido las películas, desde que empezaron con Claudia Llosa con Madeinusa, y Josué Méndez con Días de Santiago, y antes con Lombardi, que ha tenido muchos éxitos... como que se siente en el país. Y justo hoy en la fecha límite para presentar proyectos de coproducción (con el fondo local) y se estima que habrá muchísimos más proyectos que el año pasado. Creo que hay mucha gente que tiene más confianza que lo puede lograr y esos es bueno para el espectador peruano, que tenga oferta de cine. 

CD: ¿Alguna película o director peruano que todavía no llegue a Estados Unidos y que debamos saber sobre ellos?

DV: Paraíso de Héctor Gálvez, quien es un gran director, es una de las mejores películas peruanas que he visto en los últimos tiempos. Dicen, no la he visto porque recién se estrenó en el Festival de Berlín, solo he visto el tráiler y se ve muy interesante, es Las Malas Intenciones de una chica que se llama  Rosario García-Montero, es una ópera prima. 

Labels: , ,