Friday, October 1, 2010

NYFF10 Reseña: The Social Network

Hoy se estrena la cinta, que inauguró este año el New York Film Festival y la cual se perfila como gran favorita del 2010. The Social Network (David Fincher), sobre los orígenes de Facebook, es el filme que define la década, según algunos. ¿Qué tan cierto es eso? Sin duda, es un fascinante producto muy bien cuidado, es relevante, atractivo y serio; además carece de efectos especiales y no cuestiona o incomoda los valores estadounidenses.

Para vengarse de la novia que recién lo dejó y ante el nulo éxito que genera en el circuito social de Harvard (sólo chicas asiáticas parecen estar interesadas en los nerds judíos) Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg), se lanza en su contra a través de su blog con detalles íntimos e insultos a la par que desarrolla un sitio, donde los usuarios eligen entre dos estudiantes a la más candente. Tal y como lo hacen millones de personas hoy en día, Mark desata su furia desde la comodidad de su dormitorio y frente a la computadora, su eterna compañera. Una vez que el sitio es todo un éxito, logrando la atención de los estudiantes y de las autoridades de Harvard, los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss (Armie Hammer) deciden enlistarlo en un proyecto de red social que pretende conectar a todos en la universidad.

Junto con su único amigo Eduardo (Andrew Gardfield, quien está excelente) deciden emprender su propia aventura, basada en la idea de los gemelos millonarios. Mientras Eduardo proporciona el dinero para que el sitio opere, la paranoia judía se apodera de Mark, quien no puede con la etiqueta del nerd o "the average white boy". La experiencia social, que no puede alcanzar en su entorno, es el motor que mantiene a Mark a flote, llegará el día en que él mismo sea el presidente del club y todos quieran entrar. Quizás esa seguridad se reafirma aún más cuando conoce al creador de Napster Sean Parker (Justin Timberlake), que llega en el momento indicado para que TheFacebook crezca y la amistad que existe entre Mark y Eduardo se extinga. Sean, no será inmune ante el gran problema social que aqueja a Mark y pronto sabrá de lo que es capaz. 

La historia es condensada, de manera increíble entre flaskbacks (¡drama legal!) y con unos diálogos de primera. Un trabajo acertado de todo el elenco, que a manera individual creo Gardfield es el único que logra convencer con su papel. La presencia femenina es mínima, pero son quienes tienen la última palabra en referencia a Mark y quizás las mejores líneas. Gran acierto del guionista, y Fincher, quien logra sacudirse del horror de The Curious Case of Benjamin Button. Sobre si The Social Newtwork, define a toda una generación o una década, el tiempo lo dirá.

Labels: