Tuesday, November 24, 2009

Lo Bueno y Malo de Los Abrazos Rotos

¿Cómo se despide Pedro Almodóvar de esta década? Digamos que con un tributo al placer de hacer filmes y que mejor si esas referencias/homenajes, provienen de sus propias películas. Puede que Los Abrazos Rotos (una mezcla del melodrama clásico al que nos tiene acostumbrados, con algo de noir y un necesario tono cómico, al que necesita volver con urgencia) no ofrezca algo novedoso, pero sin duda no deja de ser indispensable. La historia parece simple, pero es mucho más compleja: un frustrado director de cine y escritor, quien perdió la vista y el amor de su vida durante un cuestionado accidente automovilístico, hace el recuento de esa tragedia que lo persigue profesional y emocionalmente.
Nadie pone en tela de juicio el poder de convocatoria y la calidad artística que predominan en el trabajo de Almodóvar, de hecho han sido 10 años extraordinarios en su carrera: Todo sobre mi Madre (1999), Hable con Ella (2002), La Mala Educación (2004) y Volver (2006). Sin embargo, como todo lo que hace el realizador manchego, da paso al análisis, a los aplausos y a la crítica, así que decidimos armar el rompecabezas con lo bueno y lo malo de Los Abrazos Rotos.

Lo Bueno
  • La protagonista: Penélope Cruz ofrece una de sus mejores actuaciones, la mujer fatal y prostituta ocasional, le van de maravilla. Ella está mucho mejor que en Volver.
  • Los cameos: No importa lo que digan de los pequeños papeles que les ofreció a Rossy De Palma, Carmen Machi, Lola Dueñas y Chus Lampreave, todas ellas iluminan la pantalla aunque sea por un segundo.
  • Los géneros: Almodóvar es de los pocos directores que se atreve a combinar melodrama, noir y comedia, y casi siempre salir triunfante.
  • La escena: Todo un clásico cuando Penélope cae por las escaleras.
  • La fotografía: El mexicano Rodrigo Prieto capta de manera perfecta la atmósfera almodovariana, es estupenda.
Lo Malo
  • "No me conmovió como las otras": Este argumento lo escuché desde que se estrenó en Cannes, España y ahora en Nueva York. Creo que la queja parte del guión, mucho del peso dramático en la historia recae en el escritor ciego (Lluís Homar) y difícilmente no logra transmitir la emoción que uno espera.
  • Actuaciones masculinas: Bastante irregulares, sobre todo Lluís Homar y Tamar Novas, no funcionan del todo. Desde Hable con Ella, el cineasta español no logra convencer con sus personajes masculinos.
  • Blanca Portillo: No fue de lo más malo, pero creo que todo mundo esperaba mucho más de su personaje. La escena de la confesión, era para que se luciera, pero parece que no pudo hacer mucho con el guión.
  • La peor escena: Hubo varias, pero esa en la que según el hijo de la Portillo, se intoxicó por las drogas, fatal. Vamos Almodóvar sabe que rollo con las mezclas y las pastas, el chico es medio mal actor, pero ahí era cuestión de dirección... hasta el intoxicando en el video de Lady Gaga (minuto 6:10) actúa mejor.
  • El hijo gay: Siempre hay un personaje medio loco e irreverente, aquel que uno cree solo vive en el mundo del cineasta y que el espectador termina por apreciar, no obstante con éste si se pasó, sin alma y totalmente plano.
  • Duración: Nunca había visto mirado tanto la hora en una cinta de Almodóvar. Menos es más...
  • Chicas y Maletas: Esta merecía ser un largometraje completo y no lo poco que se incluyó en la cinta.
  • Rossy De Palma, Carmen Machi, Lola Dueñas y Chus Lampreave: Una pena que no tuvieron más escenas.

Labels: , , ,