Monday, August 8, 2011

El Latinbeat y su Cambio de Fecha

Así como muchos saben y cientos de lectores del blog, cada septiembre estas páginas, en gran parte eran para el Latinbeat! Esta venerada muestra de cine contemporáneo de América Latina, que está por cumplir 12 años (aunque pensé que eran más), deja su tradicional espacio de septiembre en el Walter Reade de la Film Society of Lincoln Center para comenzar ahora del 10 al 24 de agosto. Sé que muchos del medio se están preguntando: ¿Qué sucedió? Especialmente porque se empareja con la otra muestra de cine latino en la ciudad, el New York International Latino Film Festival (del 15 al 21). No pretendo contestar el porque del cambio, ya que eso
 sólo lo pueden decir sus organizadores, pero para alguien que ha seguido el trayecto del cine latinoamericano en los últimos 10 años en la ciudad, era evidente el cambio.

Como lo aseguré hace unas semanas en twitter, es un cambio interesante y que era necesario. A medida que los latinos tienen una mayor visibilidad, poder económico y presencia en la ciudad, los eventos dirigidos a este sector se han incrementado sobretodo en septiembre (mes en el que algunas naciones celebran su fiesta de independencia), y de manera oficial está el mes de la herencia hispana en la ciudad, que ya de por sí, puede representar un problema en cuanto a la cobertura.

Los medios en español se han reducido, la televisión no ofrece el tiempo necesario para cintas pequeñas, documentales y de arte; la información en la red es mínima e individualizada. Además el poco respaldo que otorgan los medios anglos han hecho que permanezcan, casi invisibles estas muestras del grueso de la población. Con todo esto, ¿cómo sobrevive un festival de cine en los medios? Al menos que esté con el ámparo de una institución cultural como el MoMA, la gran mayoría de ellos tienen que crear su propio público o tener un patrocinador bastante fuerte que corra con los gastos.

El Latinbeat tiene algo de los dos, sin embargo, necesita de más presencia para garantizar su permanencia. A diferencia de las otras muestras exitosas de cine francés, italiano, asiático, judío y español, en cuanto a la asistencia y cobertura, el Latinbeat estaba un poco rezagado. Y no creo que sea cuestión de los filmes, de la locación (como alguien me lo mencionó), o de su cercanía con el New York Film Festival, simplemente la oferta creció, el público se estancó, y ahora es más difícil de llegarle. Quizás con el cambio, este tipo de cuestiones se arreglen, se habla de una rehabilitación y que se le dedicará más tiempo.

Ahora la pregunta es ¿habrá espacio y gente para dos muestras de cine (con algo de similitud) sucediendo casi al mismo tiempo en Nueva York? Cualquier festival dirá que desean llegarle a todo el público y que todos son bienvenidos, pero cuando algo es bastante específico, se tiene que buscar ese grupo. Ambas muestras van dirigidas a diferentes sectores, unos apuestan por el cinéfilo independiente, y otros por el público de origen latino de primera y segunda generación. El que gusta del buen cine, o quien desea ver algo de su país de origen, sabrá a donde ir. Quienes quieran verse en la pantalla grande, con propuestas más acordes a su contexto social, sabrán a donde ir.

Labels: