Friday, July 17, 2009

Reseña: "Los Herederos" de Eugenio Polgovsky

No me sorprende en absoluto, que Los Herederos, que tiene su estreno mañana en la ciudad, haya sido rechazado por una institución mexicana encargada de dar apoyos financieros al cine. Cuando unas instancias gubernamentales están más preocupadas por su imagen internacional, que por atender sus inminentes problemas, un documental sobre la pobreza y explotación infantil laboral, es una seria amenaza. Tampoco extraña que ninguna entidad cultural, federal o estatal, aparezca en los créditos del segundo filme del cineasta Eugenio Polgovsky, para que apoyar algo con esa temática.

Afortunadamente, y a pesar que toda puerta se le fue cerrada a Polgovsky, recibió el apoyo financiero y necesario en Europa (35 mil dólares) y ha hecho un tributo fílmico con una dignidad y respeto sobre un tema que incomoda a muchos. Los protagonistas son niños que lamentablemente tienen que trabajar para subsistir en los estados de Guerrero, Nayarit, Sinaloa, Oaxaca, Puebla y Veracruz, cuidando de sus hermanos, cortando leña, haciendo comida, acarreando agua, vigilando a los animales, haciendo artesanías, levantando jitomates, chiles, cosechando y demás labores. Son estos niños, los olvidados por el sistema, por la insípida democracia mexicana y por los programas sociales y educativos.

En Los Herederos no hay muchos diálogos, no hay dirigentes, ni activistas o expertos en el tema, ni siquiera los padres de estos niños —que en muchos casos casi ni
pueden sostenerse pero que llevan en su espalda varios litros de agua— tienen voz en el documental. No hay quejas, ni nada, es un día en su vida cotidiana; el trayecto que heredaron en la vida rural, carente de oportunidades y aún así de vez en cuando le regalan una sonrisa a la cámara.

Polgovsky arriesga mucho con Los Herederos, pero los resultados son magníficos.
Una de las mejores ediciones que hemos visto en un mucho tiempo, y realizada por él mismo, quien también fue el responsable de la fotografía, igual de bella. Así también encontramos que no tardará mucho en que algún productor independiente extranjero, le toca las puertas al grupo Banda Mixe de Oaxaca, para musicalizar algo.

¿Y qué pasará con los niños? Encontrar un tipo de solución rápida ante este fenómeno, es bastante complejo pero hay una escena clave que se podría interpretar como medio esperanzadora. La cámara capta a una pequeña de unos 10 años, con un bote lleno de ejotes recién cortados. Una vez que lo lleva a pesar, la báscula marca arriba de ocho kilos y quien está a cargo de verificar el peso, grita: ¡siete kilos! La niña dice algo difícil de entender, igual y no es español, pero el subtítulo dice "that's unfair"/no es justo. Con un enojo terrible en su dulce cara, ante lo que considera un hecho injusto (ahora no sabemos cuanto pesa el bote y si sustraen eso del peso total), lo único que hace es agarrar su bote y seguir trabajando. Así con esa determinación y coraje que demuestra en la escena, de saber a temprana edad lo que es la explotación, ojalá y pueda cambiar su destino sin que nadie tenga que escribirlo por ella.


Los Herederos
se proyecta dentro de la serie de Rooftop Films, mañana sábado a las 9 p.m. en el techo del Museo del Barrio (1230 Fifth Ave. @ 104th St.) Tickets e información aquí

Labels: , , , ,